lunes, 25 de febrero de 2008

Liberalismo y realidad

Dado que no encuentro tiempo ni tranquilidad de espíritu suficiente para ordenar mis notas sobre el tema al que hago mención en la etiqueta que agrupa esta y otras entradas anteriores, me permito poner al alcance de mi modestísimo público mis contrarrespuestas a las respuestas que suscitaron algunas preguntas hechas por mí a Paco Beltrán en su blog, Usafari, donde los que querrais podréis ir a la fuente... previo dominio del inglés o mediante el uso de un sistema de traducción. Sus respuestas, de todos modos, dejan en evidencia mis preguntas previas (aunque no completamente lo que su post original decía ni tampoco la interpretación que yo hice del mismo y que él rebate; pero así son las cosas en este medio: hay que navegar, naufragar y salir a flote...) Esas respuestas van precedidas del número correspondiente mientras que mis contrarrespuestas le siguen en párrafos que comienzan con el indicativo >>. Por último, reconozco que he podido corregir y presentar mejor las respuestas iniciales incluyendo alguna que otra aclaración o ironía que he considerado pertinente.

Que os sea útil o no, es cosa de ambos, por lo que me disculpo por anticipado en lo que a mi respecta.

1. Yo no he justificado ninguna supuesta dominación de la burocracia.

>> Por supuesto que no explícitamente, y claro que no intencionalmente o al menos conscientemente sobre la base de negar hacia dónde va el proceso. Más abajo dices considerar que el proceso marcha hacia un incremento de las libertades económicas (o eso entiendo de tu aseveración al final de 4: "progresamos, especialmente en las sociedades abiertas"; y de tu consideración de lo que pasa en "los sistemas políticos de todo el mundo y los organismos multilaterales" como dices en 3, sobre lo que volveré). Pero eso no es REAL (sino... UTÓPICO y... engañoso, empezando por ser autoengañoso). Puedo darte 1001 ejemplos (es decir, tantos como las noches árabes), pero observa la "deriva" de "nuestro" propio país: ¿es que consideras el fenómeno ZP un trueno en cielo despejado?, yo no: para mí es un síntoma, al igual que el proceso entero que se engloba en las "alianzas de civilizaciones", "frentes contra el cambio climático" (incluido el fenómeno Al Gore, o si quieres, con sus siglas equivalentes AG o GexP), el crecimiento de los seudo nacionalismos regionales que ya no responden a la vieja dinámica de la formación de marcados internos sino a... "otra cosa"... es decir, como todo lo demás, a... EL IMPARABLE PROCESO DE BUROCRATIZACIÓN A TODOS LOS NIVELES (incluido el núcleo del capitalismo: las empresas privadas dominantes), etc. Y qué tal considerar el carácter de la oposición REAL y POSIBLE a las tendencias "sociomoderadas" (si quieres no revolucionarias), como Don Rajoy y Monsieur Sarkozy cuyo pragmatismo fuera de toda duda no significa otra cosa que su adhesión a una programática burocrática y burocratizante más o menos autolimitada y limitable... es decir, distribucionista? Me detengo en este punto... las noches dispersas por el resto del planeta (tanto en su periferia post colonial como por los países que parecen "ir adoptando" políticas de mercado) son aún más oscuras y hasta producen miedo: no sólo son simplemente burocráticas, sino ideocráticas (por "poder de su ideología"), llegando a hacer necesario el carné para que un individuo pueda ejercer de capitalista... por ejemplo, "rojo".

>> ¿Y... qu'est-ce que c'est ça (para no decirlo todo en mal inglés...)? Pues que no hay más espacio para experimentos liberales o, en mejores palabras, cada vez hay menos espacio para algo de liberalismo, tanto para que el mercado funcione "libremente" según reglas "de mercado" (algo que por cierto no sucedió jamás), como para que la democracia formal se mantenga dentro de ciertas formas (algo que tal vez habría que ir a buscar a algunos momentos particulares de la historia griega... ignorando a los esclavos y demás marginados). Lo que hay es claras tendencias a que todo eso se mueva, en el mejor de los casos, hacia el colapso.

2. Seguramente es cierto que la burocracia sabotea muchas soluciones no estatales a los conflictos pero es que, como si fuera un ser vivo, toda organización tiende a perpetuarse, y la burocracia mucho más.

>> No, no es que "sabotee" como si fuera un agente externo. Se trata de un estamento social complejo, irregular, lleno de grupos reales enfrentados entre sí por el poder, intervinculado de manera variable en el tiempo, etc., que ha copado el espacio sociopolítico total, que ha creado su propia cultura (la del privilegio y el usufructo, la redistribución entre los suyos en nombre de la redistribución para el pueblo, etc.), que ha impregnado con su manera de actuar la psicología de los individuos, etc. No un agente externo sino el corazón de la colonia. Los "externos" somos los utópicos, los huérfanos, los que aún no tragamos... "del todo".

3. No creo que el liberalismo sea una utopía, en el sentido en que, por ejemplo, la anarquía o el comunismo (tal como fueron formulados) lo son. De hecho, cada vez se incorporan más instituciones liberales a los sistemas políticos de todo el mundo y los organismos multilaterales muestran cada vez más rasgos liberales, mientras que lo no liberal está en retroceso. Cosa distinta es que hay muy diversas interpretaciones de lo que sea el liberalismo. Sí creo que versiones muy extremas del mismo, como todas las que abogan por una completa desaparición del Estado, son utópicas.

>> La manera de dirimir si algo es o no una utopía es simplemente su programa para llegar a su realización. El comunismo es más bien un engaño, un mito al servicio de la movilización de masas y más exactamente de aglutinación de la intelectualidad a la que se chantajea en base a su mala conciencia. En buena medida, el liberalismo cae en la misma condición cuando se dirige al "pueblo" y a las "conciencias" con el axioma de que las leyes del mercado son garantía de libertad y riqueza. En realidad, el proceso de crecimiento de la riqueza es propio de la evolución natural independientemente de la fase que se transite. La riqueza crece sin cesar (y se destruye catapultando nuevos y superiores crecimientos o creando crecimientos de manera indirecta, como hace la guerra, la peste, la imposición de una dictadura ineficiente y despilfarradora en mayor o menos medida, etc., como es el caso de los regímenes ideocráticos de las burocracias absolutistas). El problema es la distribución. Y lo es en relación a este tema en concreto (al margen de otros asuntos vinculados que dejo explícitamente de lado), es decir, en relación al mencionado programa utópico, porque en el modo en que se realiza esa distribución en el caso de una sociedad capitalista, es imposible que se haga justicia "liberal" (en realidad se acaba haciendo justicia "socialista" o de otro tipo...) ¡Ah, que ¿qué digo?! Pues, a ver, volvamos a bajar a la realidad concreta y si se quiere a la "histórica" y convengamos que nunca se retribuyó a nadie bajo el capitalismo (ni obreros ni patrones, ni productores ni destructores, ni bienintencionados ni malintencionados...) en función del valor de su producto considerado como tal desde cualesquiera que sea la teoría del valor que se asuma. Hay muchas razones, pero vayamos a la que aquí interesa: siempre ha sido necesario para fijar los límites del salvajismo las siguientes cosas extra económicas: reglas morales (sacerdotes, filósofos, maestros, etc.), reglas legales (burocracia)... Es decir, estamentos ajenos a la transacción comercial que inmediatamente reivindicarían primero y exigirían después un trato privilegiado. La puerta de lo inevitable era inevitable...


>> Ahora bien, si se propone tanto la eliminación (pocos habrá que lo propongan en serio, pero... vale, ya están mencionados), como la limitación más o menos máxima, como el uso, domesticación o reconducción por vía moral (John Stuat Mill) de la burocracia hoy muy crecida y cada vez menos honesta (¿acaso desenfadada?) para conseguir la instauración de un régimen de libertades "lo más puras posible", se es no sólo UTOPICO sino INGENUO, es decir, se cae en el autoengaño y de ahí en el engaño (sólo el tiempo, la integridad genéticamente determinada, etc., es capaz de discriminar a los unos -pragmáticos- y a los otros -utópicos-...)

4. ¿A qué resignación te refieres? ¡Yo no estoy resignado, ni soy pesimista ni nada por el estilo! Simplemente ya no veo el mundo como una peli de buenos y malos, y sigo creyendo que las posibilidades de la acción humana para cambiar a mejor, y también a peor, son enormes. Vemos ejemplos de ambas cosas a diario, y en cualquier caso creo que progresamos, especialmente en las sociedades abiertas.

>> No, el mundo no es una peli de "buenos y malos", es una peli de "malos" que sólo pueden verse como buenos a sí mismos (en cierta medida como parte de un grupo de buenos). En cuanto a la acción humana, esta viene sola, de por sí, por imperativo genético. Sólo hay que describirla en toda su amplitud, cada vez, explicando qué mueve a cada actor, qué hay detrás de la acción y sus adornos verbales. Ni yo conseguiré, en ese sentido, que tú dejes de actuar sea cual sea tu éxito o fracaso, tu sensación de estar en lo cierto o tus decepciones, ni a la inversa. Aunque unos y otros, pero sobre todo los hechos, nos harán acelerar o frenar, cambiar de rumbo o renunciar parcial o totalmente a nuestras ideas (eso es lo que me ha pasado al menos a mí). En cuanto al "progreso", si entendemos eso como el zigzagueante curso que conlleva un constante aumento de la complejidad del mundo... vale. No obstante, el concepto laxo tiene una lectura ideológica paralela a la del concepto vago de "reacción". Desde mi punto de vista, sólo hay grupos en lucha por el poder, el espacio, la riqueza, la certeza incluso... Y en este punto, es obvio que el mundo actual nos fue legado por los triunfadores de antaño del mismo modo que el futuro estará en los que ganen la guerra futura... (entre ellas las que se están librando ahora mismo). Y entre ellos, al menos yo y sin duda muchos como yo, incluidos los utópicos más o menos aferrados a sus utopías (y dispuestos algunos a actuar en pro de su potencial instauración), no estaremos allí (aunque seamos todos tenidos en cuenta, si es que eso sucede)... salvo... salvo... como parte del cortejo de los verdaderos triunfadores (que están entre los realmente posibles.) ¿Será eso progreso o lo contrario? Bueno, la humanidad ha perdido muchas opciones y variantes por el camino que no podemos dar así como así por menos interesantes. Lo que no podrá perder (this by sure!) es su mandato de supervivencia y multiplicación animal, pero eso, para nosotros, los intelectuales, no es gran cosa, ¿verdad?; no es satisfactorio, no resuelve sino que acrecienta nuestra extrañeza congénita: ¡¿cómo es posible que tengamos cerebro y seamos capaces de edificar una cultura sólo para eso, para reproducirnos tal cual?!

>> ¿Qué hacer con lo que sobra, con lo que tenemos aparentemente de más en relación al objetivo, pero que, a la vez, sin ese sobrante, no podría ser capaz de llevar a cabo esa tarea real para la que surgió y se desarrolló?

5. Lo último que soy, Carlos, es creyente, y no sólo me refiero a la religión. Pensar, cuestionar, leer, mirar, reflexionar, informar(me), cambiar, dudar, concluir, revisar… Esos son mis verbos, en lugar de “creer”.

>> ¡Me congratulo por ello! Pero te diría que no des del todo a esos "verbos" por incontaminados. Todavía no he podido llegar a la conclusión de que sea posible un ser humano que no actúe como si creyera, es decir, creyendo. Y por supuesto no me excluyo, ni digo esto sólo por humildad. Cada dos por tres se nos escapa y se nos escapará a todos un juicio u otro de valor. Pues vale, aquellos que triunfen (siempre transitoriamente), en parte porque sean más aptos para el momento, en parte porque "a río revuelto...", podrán convertir esos valores en leyes y podrán imponerlas, como ha pasado hasta ahora.

>> Y no, yo creo que la clave está en la persuasión basada en argumentos. La persuasión es pacífica y mucho más poderosa que imposición. El poder somete, pero no establece nada, y mucho menos la verdad.

>> No te preocupes, serán otros los que en nombre de tus argumentos (o los míos, aunque los míos creo que son y serán más ineficaces para tales actores) tomarán la espada (por supuesto, tomando la parte más simple y efectiva de ellos; vamos, lo que Mao hizo sustituyendo las Obras Completas de Karl a sus Diez Pensamientos, y lo que hace hoy el PCCh reduciendo su liberalismo de estilo chino a las "cuatro" o "cinco" "verdades" o lo que sea -cito de memoria, pero da igual aquí-); ya sabeis... ¡estos chinos...!

>> Pues nada, sigamos pues esa hermosa línea a la que te comprometo: "Pensar, cuestionar, leer, mirar, reflexionar, informar(me), cambiar, dudar, concluir, revisar… Esos son mis verbos, en lugar de “creer”."


11 comentarios:

Nacho dijo...

Bueno Carlos, que decir, que una vez más no puedo sino estar de acuerdo contigo totalmente. He leído el artículo original y hasta ésta contestación (luego el resto).

Nada, darte ánimos para que sigas con tu labor "evangelizadora" (a falta de mejor adjetivo), y que aunque sea un poco, con éstas pequeñas acciones cambiamos las cosas, aunque sea un poco sólo.

Carlos Suchowolski dijo...

Muchas gracias por el espaldarazo; siempre dije que sólo quería críticas (ya para aprender, ya para afliar la espada) pero, ¡qué diablos!, sí que es agradable y motivador que lo acumulado por un individuo (yo en este caso) tenga algún efecto positivo, es decir, "vitamínico". Esto justifica los genes propios y las vueltas que habrán dado mis ancestros desde vaya a saber cuando... ¡Ay esta extrañeza que se diluye en autoestima!

Pero pasando de estas obviedades conceptuales y en todo caso narrativamente novedosas, avisa si alguna vez pasas por Madrid y nos tomamos algo... ¡por lo bien que pensamos y lo mucho que sufrimos por ello!

Dhavar dijo...

Carlos:

1.En mi post La C.P.U. del Progresismo verás que Edward Gottfried opina como tú, añadiendo:El imparable proceso de Burocratización se constituye cuando se impone la idea de Ingenieria Social como la terea propia del Estado, y dicha ingeniería tiene como contenido la agenda del postmarxismo, a saber:Capitalismo sí, pero nosotros hacemos las reglas del mercado desde el BOE, Negación de la tradición occidental(feminismo, homosexuales,etc)alianza con el Islam e inmigración masiva para destruir el carácter de occidente - aquí estas castas creen que no les pasará como al Conde Don Julián, ja,ja. etc.

Por otra parte, el carácter específico de esa burocracia debes desarrollarlo, es la clave.Por ejemplo, no tiene nada que ver con la burocracia imperial China.Para mí ha sido muy esclarecedor el libro de Zygmunt Bauman Modernidad y Holocausto, en donde analiza esa moderna burocracia y muestra cómo es el factor principal que responde a la célebre pregunta ¿Cómo fue posible?, ya que, enlazando con el fin de la misma de Gottfried, demuestra que la forma burocrática moderna tiene como objetivo la des-moralización de los burócratas y destruye igualmente la moral de los pueblos sometidos a ella, entre otras cosas porque no hay a quién reclamar, nadie es responsable, todo lo hace el mecanismo impersonal.El siguiente paso, y ya estamos muy cerca, es delegar las decisiones a las computadoras, remitiéndose a ellas como a la nueva Auctoritas irresistible.

3. Discrepo totalmente, y los datos están ahí, de la frase "el proceso de crecimiento de la riqueza es propio de la evolución natural".No.La humanidad llevaba milenios sin crecer económicamente y así se habría quedado si en una parte del planeta llamada Europa no se hubieran producido el establecimiento de la libertad económica y la revolución industrial.El salto de gigante fue una excepción planetaria, con causas muy precisas, a partir del cual, por ejemplo, resulta natural hablar de crecimiento económico, cosa impensable para el resto del planeta en todo tiempo anterior.
Por eso es también incorrecto hablar de distribución. Para distribuir primero tiene que haber algo que distribuir.La cuestión es la creación de riqueza.La distribución es un prretexto, precisamente el primero y aún vigente que utilizó y utiliza EL BURÓCRATA para esteblecerse como la ultima ratio de todo, y el poder aplastante que es hoy día.La Borocracia moderna se crea, precisamente, para justificar la Redistribución, cuyo principal beneficiario es la burocracia que finge estar al servicio de ese proceso supuestamente "igualizador".

Carlos Suchowolski dijo...

Muy interesante, Dhavar. Apenas pueda buscaré esa bibliografía. Sin duda hay muchas aproximaciones a la interpretación que sostenemos y seguramente hay diferencias de matiz (como entre la tuya y la mía sin ir más lejos). Pero eso demuestra lo más importante, que el fenómeno existe y "debe" (es un decir) ser estudiado o mejor dilucidado. Tengo posts anteriores, quizá no tan claros como podría reescribirlo ahora (y menos mañana si sigo estudiando el tema) en donde doy pinceladas más precisas acerca de las diferencias entre las burocracias antiguas (como la china) y la moderna, que por supuesto son distintas (entre otras cosas, por el objetivo explícito y programático de la moderna que es en gran medida "redistribuir" la riqueza y, por ejemplo, no "tener el beneplácito del Mandarín" o algo parecido, aunque haya resabios presentes... que confunden a muchos y justifican a otros: por ejemplo a Marx cuando "critica" a la "burocracia" a la que acusa de "servidora del Capital", etc.)

Aclaro algo además: cuando digo que la riqueza es producto de la evolución natural, no digo que sea ni una constante ni parte de un progresivo y lineal crecimeinto desde la eternidad, sino que tiene origen evolutivo (irregular, zigzagueante y contradictorio; a veces incluso destructivo de riqueza). La idea debe ser más desarrollada, pero es básicamente útil como contrapuesta a la idea de que es producto de la voluntad (del hombre, claro) como algo separado de la naturaleza. Idea, esa, que está en la base del racionalismo antropocéntrico y animista entre otros, como en el marxismo y en toda la herencia de la ilustración que se autoasignaba la capacidad de "transformar el mundo" y "liberar de obstáculos el desarrollo de las fuerzas productivas" (unos) o "el crecimiento y el progreso" mediante la instauración/imposición de un modelo nacido de La Razón. En ese sentido, hablar de un desarrollo o un crecimiento (no lineal, no garantizado, pero sistemático globalmente y en el largo/larguísimo plazo) de tipo "natural" significa poner estos resultados como inevitables por estar inscritos en la genética que obliga a multiplicar las fuerzas humanas, crear la tecnología, crecer científica y culturalmente, etc. (al margen de los momentos de retroceso puntual y oscuridad momentánea). Es decir, que estamos condenados a ello, por decirlo de otro modo, y no hace falta "modelos" específicos. Es más, que estos "modelos" son producto del proceso también y pueden representar, en su intento de implantación o en su implantación real/tergiversada(pragmática retrocesos, destrucción, etc.... aunque momentánea. El "modelo" capitalista nace y se desarrolla sin intervención intelectual, incluso dando lugar a ella a posteriori, incluso produciendo del seno de esa intelectualidad la burocracia moderna y permitiéndole centrar su programa (desde un principio!) en la distribución (luego vendrá si es justa o no y según qué criterios de grupo e ideológicos...)
Supongo que encontraré una manera mejor de defender esta tesis (con colaboración y confrontación como la que estamosproduciendo aquí y en otras partes).

Otra aclaración al vuelo: el tema de la "redistribución", que viene luego, no es sólo un "invento" para ganarse a las masas, etc., sino algo más complejo que debe ser estudiado desde muchos ángulos, entre ellos, entiendo yo, desde el de la genética, la evolución y su componente de supervivencia y replicación. Pero por ahora estoy dando algunos brochazos un poco gordos al respecto (me vino por cierto muy bien varios apuntes de MW en su charla del otro día, y todavía tengo que leer mucho más...)
Bueno, a ver qué te parecen las hipótesis...
Gracias por todo y hasta pronto.

Dhavar dijo...

Carlos:

La voluntad es parte de lo que somos, que podamos querer esto o lo otro y concebir esto o lo otro es, tal cual, nuestra naturaleza.
Y sí fue un proyecto expreso el capitalismo,-lo que no significa, claro está, parido de arriba a abajo con un folio en un despacho, ya que nada lo es- practicado contra los gremios, las leyes de la gleba, las limitaciones arancelarias medievales,etc.No fue algo que saldría de todos modos.De hecho, estuvo a punto de no salir y sólo tuvo lugar en Europa.Nada sale de todos modos.Unos tienen buenas ocurrencias y las aplican y otros no.
No hay ninguna naturaleza detrás de lo que ésta es aquí y ahora:Ej:Concebir y querer escribir este comentario en la entrada de Carlos Suchowolski, lo he hecho yo, con mi inteligencia y voluntad, y esa es toda la expresión de mi naturaleza en este momento.
Por querer refutar la idea de que somos "Tabula Rasa" se puede caer fácilmente en la multiplicación de "Deus ex Machina" (y, francamente, entre "la Evolución" el"Movimiento esencial de la vida", el "Desplieque de lo absoluto", la "Naturaleza", o vaya Ud. a saber qué prefiero al viejo Zeus o al viejo Yahweh).Y, tanto unos como otros, no añaden una coma a nuestro conocimiento de las cosas, es más, lo anulan desviando la mirada hacia meros nombres, simples peticiones de principio: " Papá, por qué llueve? Porque Dios(La Evolución etc, etc)así lo dispone.Ya, papá, pero ¿cómo lo hace exactamente, es decir, aparte de una vaga legitimación de principio, qué me aporta esa respuesta?Nada de nada.

Carlos Suchowolski dijo...

El "libre albedrío" no consigue explicar nada, tan poco como cualquier demiurgo metafísico. Gould elevó a la categoría de "diosa de la fortuna" a la "Contingencia" (o "azar"). Si queremos podemos poner en el altar, endiosados, lo que se nos ocurra (tenemos esa tendencia intrínseca, por imperativo genético), como se hace con La Razón... Ahora bien, decir que todo se deriva de un proceso evolutivo, de un sinfin de interacciones difícilmente enumarables y acotables, sirve para situarse frente a la base material de las mimas, no mucho más pero no mucho menos. Yo entiendo que un individuo, poor ejemplo, funciona con bastante autonomía, saliendose incluso de lo previsible, no necesariamente impulsado por lo que se ve a simple vista sino por ese innumerable conjunto de interacciones (no todas porque la mayoría de las exostentes pierden fuerza y prácticamente no actuan sobre el comportamiento, como los rayos cósmicos, por ejemplo, o un dolor pasajero en el dedo gordo, que ya depende...) a las que es sensible. Dentro del individuo, a su vez, hay un montón de componentes que también son autónomos y hacen de las suyas, no siempre cumpliendo bien su supuesto papel... Bueno, se trata sólo de tener una referencia no una causa inmediatamente "culpable". Pero, desde ya, que tampoco "la voluntad" "libremente emergida" explica por qué haces las cosas como si pudieras estar "por encima" de la realidad... ¿O no?

Dhavar dijo...

Carlos:

Así si.Pero el amtiz es necesario.Y cuando quiero, quiero, es un hecho de experiencia inmediata, lo que , obviamente, no significa que funcione en vacío o sea dueño al 100% de mis voliciones, etc.
El proceso social se parece a un inmenso snooker.Hay reglas pero no se pueden predecir las innumerables carambolas.(Y ningún Super Big Brother las puede calcular)
A esto Escohotado-y otros antes, claro- lo llama un "atractor",distinto tanto del orden clásico como del desorden puramente azaroso.

Carlos Suchowolski dijo...

Es que no es sencillo dar todas las precisiones y evitar los malosentendidos. Pero vamos avanzando y con bastante rigor por lo que parece. En referencia a "atractor", está tomado de la "Ciencia de la Complejidad" con la que "comulgo" bastante y de la que aún tengo asuntos que estudiar, pero precisamente ese "concepto" no me gusta del todo ya que pone "fuera" del sistema "algo" que lo llevaría a la próxima fase con su correspondiente incremento de complejidad. Yo prefiero algo que llamo por ahora "tendencia dominante" entre otras tendencias "menores" (dentro de un tiempo determinado, ya que las cosas cambian a instancias de la acción de esas "fuerzas" y de lo que pasa fuera del "sistema" considerado). Pero esto es y no es harina de otro costal.

Lo que me parece importante en cada caso y momento, es intentar definir la tendencia dominante, que sería una especie de "causa principal inmediata" y no "de última instancia". Al respecto, creo que cada análisis concreto permite la prueba del método. Lo intentaré en un próximo post con un análisis de la emergencia actual del liberalismo y lo referenciaré al proceso mismo de burocratización. A ver qué sale.
Un placer debatir con los intervinientes, Dhavar, Nacho y otros con los que he tocado el tema de este post en otros blogs. Gracias, y de nada por si me las habeis dado, por los mutuos aportes. To be continued...

Dhavar dijo...

Carlos:

Un placer igualmente.Me pregunto si los cambios en la moda, estilo, gustos, etc. , tan secretos e indescifrables (nadie acierta, no llevamos monos plateados y ya estamos en 2008!)sería un buen campo de experimentación.Nadie hace la moda, todos hacen la moda, y hay tendencias dominantes.

Carlos Suchowolski dijo...

¿Es que me quieres llevar al estudio de "otras" cuestiones con fines inconfesables? ¡Es broma, eh! En fin, cualquier campo de la realidad, desde el punto de vista de la Ciencia de la Complejidad, responde a las mismas leyes... Otra cosa es meterse a comprobarlo, porque también ahí habría que documentarse. No gracias, me gustaría tener tanto tiempo y tantas vidas...

Nacho dijo...

Arg que mierda, había escrito un mensaje más largo pero parece que lo he perdido...

Bueno nada, que decir, que me fascina la teoría del caos, estocástica y demás y me gustaría aprender. Pero que una vez que entramos en asuntos humanos donde existen las psicologías individuales de millones de personas, se hace muy complejo analizar las cosas cuando hablamos de procesos conscientes, habría que añadir la teoría de juegos y demás al análisis, por ejemplo, y ni por esas.

Sin embargo, en muchos comportamientos sociales (como las modas sí), más inconscientes o "animales" por así decir, podría ser muy productivo.