miércoles, 7 de enero de 2009

Contramanifiesto inútil para seguir en solitario

Unos apuntes más a cuento de lo que pasa en el mundo y cada vez más cerca y sonoramente a la manera de un...


Contramanifiesto Antiburocrático No Convocante:

Lo que está detrás de la respuesta israelí en Gaza (pero no sólo ni de lejos) pone claramente de manifiesto que los ideales liberales y los democráticos han sosobrado en su propia ingenuidad e inoperancia, tanto con relación a sus fines declarados como a los implícitos que por vergüenza propia no pueden reconocer. Nada como el aprovechamiento llevado a cabo en estos últimos años y cada vez más reiterado y productivo (para sus decididos usuarios) de las vías de acceso democráticas al poder por facciones que en épocas lejanas, pero aún referenciales de un lenguaje hoy un tanto moribundo, habrían sido consideradas hasta por ellos mismos como lisa y llanamente facinerosas, criminales, deshonestas, etc.

Esos ideales, que cada vez más ostensiblemente van quedando al desnudo, escondían los deseos de libertad de una parte de la población del mundo y eran vistos por ella como la vía no violenta para su acceso al poder, sin duda socialmente más cómoda, económicamente más barata e intelectualmente más satisfactoria... de cualquier forma tan idílica como la del acceso por la vía de la violencia, al menos para ellos, occidentales de buena conciencia y tributarios del racionalismo y la greicidad infantil e ingenua en retirada. Todo lo cual está cada vez más sumido en el fracaso y la frustración, sosteniéndose sólo por inercia, inocencia o impotencia, incluso, si acaso, por pusilanimidad.

Desde hace tiempo ya, estos métodos han sido los más productivos para los grupos de profesionales de la política que pudieron y supieron organizarse en partidos a escala empresarial, aliados en mayor o menor medida y siempre de manera coyuntural a unos u otros grupos sociales y no dudando en corromper a cuantos otros o a cuantos individuos fuera necesario, todo con la única fidelidad a sus fines de poder (lo que Maquiavelo consideraba condenatorio).

Integrados todos esos "políticos" en una enorme red de redes piramidales dentro de las cuales la lucha puede llegar a ser feroz, descarnada y oportunista, en la que también como hacia "afuera" todo vale, especialmente la traición y la falta de principios estables de cualquier índole, acabaron por repartirse todo el territorio del mundo con el beneplácito de masas populares e intelectuales más o menos engañadas, corrompidas y domesticadas a los que se les promete uno u otro paraíso y se vuelve una y otra vez a engañar, en el extremo mediante simples sustituciones de personas y el remozamiento de organizaciones que cambian de nombres y de colores en cuanto se hace necesario; todo en nombre de la paz y la certeza, el miedo a lo desconocido y la comodidad inercial de la esperanza.

La historia humana ha conseguido producir ese fenómeno antes reservado a malhechores individuales llegando a producir esos grupos y hasta estas sociedades dedicadas a hacer daño en su propio beneficio.

No creo que exista ya alternativa para los hombres libres con cuyo perfil básico me identifico irremediablemente (aunque no haya nada que los avale fuera de sus propios valores) ya que no queda espacio ni recursos para revueltas que no acaben en manos similares (eso ya pasó tras la Revolución Francesa, ese fue el resultado directo de la toma del poder por bolcheviques y formaciones similares; lo que pone de manifiesto que lo idílico viene resistiendo desde los primeros tiempos de borrachera intelectual) ni, al menos por ahora, existan territorios donde podamos refugiarnos (en ciertos sitios permitiendo que sobreviva la ilusión de "actuar" y en otros restringiéndola explícitamente).

Nuestra única esperanza, una esperanza ciertamente pírrica, es que esos grupos de malhechores tropiecen unos con otros y con su propia inutilidad para gobernar bien hasta acabar colapsando. En cierto modo es la mía, aunque la perspectiva me asusta e institivamente la prefiero lejos.

¡Ay, sí...!; a fin de cuentas, nos vemos arrastrados, no niego que por melancolía, frustración e impotencia, a confundir nuestros deseos con los que en otros tiempos predicaban fantásticos apocalipsis depuradores de la raza. Aunque, en honor a la convicción que me asiste, he de aclarar que no creo que la raza deba o sea capaz de depurarse suficientemente... ya que entiendo que eso haría inviable la propia vida real, que por ser como es ha conseguido perdurar, hacerse cada vez más compleja y, hasta ahora, producirnos como somos; es decir, contradiría la vinculación indiscutible con lo que nos precedió y nos conformó; lo que podríamos llamar su naturaleza.

¡Ya le gustaría al hombre estar por encima de las servidumbres de la vida y superar a Sísifo! Pero eso... me parece imposible salvo en sueños y fantasías. Aunque tampoco tengo, no lo tiene ningún individuo de nuestra especie, atributos que le permitan o le den el derecho de garantizar futuros o negar posibilidades...

¡Y ya le gustaría ser capaz de heroismos sólo posibles perdiendo la razón, lo que de voluntario nada tiene!

En cualquier caso, estoy bastante seguro de que no llegaré a ver, en lo que me queda de vida, ni más ni menos que lo mismo, lo que, al menos, si las cosas no empeoran demasiado y dejando de lado enfermedades monstruosas y accidentes poco efectivos, podrá darme una vejez occidental y una muerte estilo siglo XXI, a diferencia de lo que les esperarán según me temo a una u otra de las generaciones venideras, y lo que muchas anteriores e inclusive actuales tengan o hayan tenido en muchos sitios.

Entretanto, sólo puedo vivir sin poder actuar ni por miedo ni por esperanza, preso de la inutilidad de huir por saber que no hay a dónde, condenado a no convocar ni a acudir a las convocatorias, condenado a la impotencia pero no a la resignación, condenado a la supervivencia pero no a la sumisión, condenado al egoísmo torturante hasta en la defensa de mí mismo.

8 comentarios:

Anibal dijo...

No hay que dejar demasiada rienda suelta a nuestras tendencias robinsonianas, ningun hombre es una isla, Carlos.

En parte estoy contigo en lo del funcionariado politico.

Pero es que el mal endogeno esta cuando se cree que se pueden crear polticos de escuela o de familia, es decir, personas que les educan para llegar a ser politicos y como no han visto nada mas alla de eso se perpetuan en la poltrona.

Sobre el conflicto es que yo ya no estoy seguro de nada.

No pienses que estoy alineado con nadie, solo que lo que hace Israel para mis ojos y cabeza es una desmesura y lo que hace Hamas es terrorismo.

Tambien creo que Israel tendria que darse cuenta de que la guerra no es la unica via de protegerse en la region. La palabra tambien existe.

Carlos Suchowolski dijo...

Todo lo contrario, Anibal. La tendencia es del todo social y son las circunstancias las que nos frustran. Lo que pasa es que esa tendencia es en los intelectuales como la del personaje de "El diablo y dos" de Sartre que decía más o menos: "debo ponerme a la cabeza para estar con todos". Yo te pediría que leas de nuevo lo que digo en especial en los comentarios que dejé en tu blog. La sociedad actual lleva tiempo en un proceso creciente e imparable (para nada "suavizable" sino todo lo contrario) que la convierte en lo contrario de lo que dictaban los conceptos tomados por los filósofos de lo que ellos imaginaron (y en parte eran) las sociedades primitivas y simples en las cuales era evidente que la gente se agrupaba para superar la debilidad individual frente a "lo demás" (incluidos los demás grupos humanos tomados como enemigos absolutos). Esto está en toda la "recuparación" del "racionalismo clásico" y aparece una y otra vez desde el renacimiento hasta hoy. Los deseos y los esfuerzos (mediante el discurso) de los intelectuales más sensibles no sólo no han suavizado nada sino incluso menos que eso, y han servido sólo para que, tergiversados y reducidos a slogans recortados en función del momento, fueran usados por los políticos para darse una legitimación. El proceso de esta índole tiene en cierto modo "vida propia" (la visión de Hobes es incompleta pero es una faceta real). Lo que está claro que no valen son los buenos deseos. ¿Quién los realizará, qué Dios, qué "buena gente", tras una nueva "toma del poder", una "toma del poder" por los "morales", los "buenos", los "incorruptibles"...? ¿Es que sirve de algo invitar a la esperanza vana? Pienso volver sobre esto en el siguiente post así que no me extenderé mucho más sobre este punto que dejo abierto a la reflexión rigurosa y no a la soñadora. Repito tan sólo: dije "para seguir en solitario" no porque lo desee sino porque lo prefiera a la claudicación y porque no veo que haya en todo caso muchos compañeros de ruta dispuestos. Salvo, que lo dudo incluso por muchos motivos incluyendo la modestia y la inseguridad propias, post mortem... lo que me daría un poco igual.

En cuanto a la respuesta israelí, me alegro que no estés seguro: la duda cartesiana es un paso adelante respecto del dogma cristiano. Lo que yo digo al respecto es que la respuesta derivaría de responderse a muchas otras cosas previas (aunque muchos la intuyan en buena medida y otros sólo den con algo que se le parece y sobre cuyas bases yo no "comulgo" para nada). Repito: las respuestas para mí están en otra parte.

La palabra... es un sueño. Como decía Petarca: "¡Italia mía, aunque la palabra sea vana!". Aunque sí, existe, y el problema en relación al conflicto, es que las que más se oyen (y hasta se gritan por las calles) sirven a las propuestas más crueles, hipócritas, desconcertantes y malhechoras posibles hoy en día: las que en absoluta exclusiva ultramaquiavélica (en un sentido que para nada aprobaba Maquiavelo) buscan conservar y ampliar el poder hasta más allá de toda consideración por la propia gente de la que se dicen representantes (verdaderos caníbales para el propio grupo). Que es sin duda la máxima tergiversación alcanzado hasta ahora por una sociedad humana.
¡Ese es el punto! ¡Ese!

Anibal dijo...

Una respuesta clara y directa Carlos, al comentairo que me has dejado en un post.

Por la expansion de la corteza cerebral en el cerebro del homo sapiens.

Que aunque tiene sus simientes y raices en los ganglios de los gusanos de tierra, éste (la corteza frontal en los seres humanos) está tan desarrollado que nos permite pensar en futuros alternativos, inhibir nuestos impulsos y habitos mas primitivos y crear nuestras sociedades civilizadas humanas.

No es una antinomia reconocer lo comun entre todos los que existimos y al mismo tiempo lo nuevo de cada uno.

La nostalgia por la pleyade y paideia helenistica es comprensible.

No hay mayor ideal, causa mas noble que encontrar la mejor forma de gobierno de regir la vida publica y aspirar a la virtud en lo privado.

Pero si que hay gente que lo prsigue. Tú mismo rememorandola (y no sé si militantemente también)

Pero dado el nuevo orden mundial y nuevo capitalismo que se han de trabajar los poderes facticos de la globzalicion y de los estados, te aseguro que una mayor implicacion de la etica va a dejarse ver en la politica y la economia en los años venideros.

Un movimiento en esta direccion ya se esta llevando a cabo en el ambito académico.

El filsofo legal Lawrence Lessig ha sido nombrado director del Edmond J. Safra Foundation Center for Ethics, instituto etico en Harvard para examinar las causas de la "corrupcion" en la politica y la eocnomia con un plantel de eticos, filosofos, juristas y demas especialistas.

No creo que el estado de naturaleza hobbesiano sea el verdadero origen de la socializacion humana.

Nunca ha existido una vida corta, bruta y sucia; y su vision no es que sea parcial es que tampoco es muy correcta.

Hobbes me parece un filosofo politico incolume. Pero no tenia los datos que hemos amasado en antropologia, prehistoria, etologia etc. porque si estuviera hoy entre nosotros te aseguro que cambiaria sus tesis.

Alli donde haya brutalidad siempre habra ternura y gente "bien pensante" que aunque no cambie nada que podamos ver de forma tan clara como la sangre derramada, cambia las cosas solo que de forma mas lenta.

Por otra parte no soy un especialista en Hobbes, pero su Leviathan, su "commonwealth" puede leerse como tiranico y autoritario algo alejado de lo que podrias pensar y por eso su solucion es atar a todos porque tenemos inclinaciones egoistas bajo un mismo orden no se muy bien si acordado.

Sí, ése es el punto pero aplicable a ambos bandos e inclusive a toda comunidad. Pero como digo siempre habra alguien capaz de verlo, denunciarlo y luchar por cmabiarlo.

Que se vuelva a repetir, bueno, eso es otra historia.

Carlos Suchowolski dijo...

Reconozco porque también sostengo que los componentes son múltiples en el hombre. Esto "HASTA" lo hizo Hobes, no lo simplifiquemos o reduzcamos a él por "soslayar" hacerlo con "nosotros" mismos o con "nuestro" autoprototipo... Ojo... No niego (me reconozco y reconozco a muchos de vosotros y de los demás como compuestos por ello) que tenemos muchas cosas "maravillosas", que la vida es "maravillosa". Pero, OJO, OJO... que hay muchos (Gould mismo sin ir más lejos al hilo de la frase) que creyéndoselo o siendo hipócritas, no es esto lo principal porque no se trata de "vituperar" o "alabar" (moralizar) sino de diseccionar, juegan un determinado rol que no se puede ocultar tras la explotación que ellos y su entorno condescendiente hacen de sus "bellas" facultades. ¡Esta es la cuestión! ¡Esto define hoy a enemigos y amigos! ¿Por qué? Porque los aparentes "amigos bondadosos" los "de buena consciencia", sean ingenuos o aprovechados, serán los dictadores del mañana (o lo pretenden... o tienden sin saberlo a ello...) e incluso, SON, HOY, los "compañeros de ruta" de los dictadores de hoy. Con su silencio o con sus críticas "objetivas" o "proporsionales"...
Please, my friend, libera el lastre que retienes en nombre de apriorismos que no reflejan la realidad como tendencias reales. La parte "buena" del hombre no existe. Existen hombres que tienen "partes buenas" para su propio grupo. Y tienen "razón", claro que sí: no puede ser de otra forma como reconocía no Hobes sino Spnioza y luego Nietzsche (sin ir del todo hasta el final y volver a caer en el error de tomar a la humanidad como un todo más o menos equivocado o corregible o "superable" según el caso, es decir, el filósofo). Nadie debe ser juzgado desde una visión "Humana", pero por ello, todos podemos juzgar a los demás desde nuestro particular interés, desde lo que para cada uno (con el propio grupo), es el mundo idóneo. Yo le doy a Hamas el derecho de querer imponernos su mundo, percibo sin embargo que no lo conseguirán porque son apenas un apéndice de otro grupo myor que los usa, y, por fin, me considero como su enemigo a aliarme en cada momento que corresponda con otros enemigos suyos para combatirlos a muerte. Son mis enemigos sin paliativos, no quieren incluso ser otra cosa, y si algún día llegaran a mí (y estuvieron demasiado cerca el 11-S y otras veces) acabarían conmigo sin dudarlo. En este sentido, por más que "hayamos progresado" (¡esta es la frase mágica!) seguimos funcionando en base a la mecánica que ha imperado y movido al hombre en los últimos 3000 años más o menos, desde que se dice (sirva esto metafóricamente en todo caso) se separaron los dos hemisferios o se comenzó a escribir o a vivir en un lugar fijo o... ¡El mismo hombre! ¡Capaz de construir sociedades para tener poder y paz, por miedo y esperanza... y contra las demás! ¡Constructores de culturas y civilizaciones, teorías y mitos, hacer descubrimientos y mejorar su relación inhóspita con el mundo y los otros mediante la tecnología, sólo para sobrevivir e imponer al mundo y a los otros la organización de las cosas para su mejor vida!
¡Esta es la cuestión del debate (no todas las cuestiones posibles)!; lo que permite realizar el "conócete a tí mismo", lo que permite más luz (no toda la luz) sobre, por ejemplo, por qué un científico moderno es pacifista y prefiere un Estado capaz de subvencionarlo... aunque luego sólo le deje "secuenciar genomas" en un rincón del universo, como un simple engranaje especializado, como un obrero de la ciencia... Lo que permite, en el extremo opuesto del período o época en cuestión comprender por qué Galileo prefirió ser cortesano de los Medici... Y así...
Y gracias de nuevo. Y de nuevo... un placer sincero.

Dhavar dijo...

Carlos:

Se me ocurre lo siguiente , que ya te expresé en otro momento sobre "Hamas, ese apéndice":

El ascendente líder militar del bloque Islámico - Irán- tiene aún trabajo por delante para ser ese líder indiscutible.Occidente es mucho Occidente en términos militares, incluso aunque Irán tenga "una bomba atómica" (¿cúantos Misiles nucleares tiene Occidente?El patético misil Iraní es más que probable que nunca llegara a despegar)

Parece que el bloque Islámico se enfrenta por tanto a una paradoja o dilema:

Por un lado, hay que imponer el Islam en el mundo.(De acuerdo, de acuerdo!)
Por otro lado, muchos de nosotros vivimos muy bien negociando con ese Infiel Occidente (somos más bien laxos, en realidad.Y París y Palm Beach...hombre, no exageremos!)
Para cumplir frente a Mahoma (y frente a esos fanáticos pesadísimos de medio pelo, qué pesados!), y ganar ventajas de todo tipo más tangibles, con seguir como hasta ahora nos basta, pero ese medio pirado de Irán está llevando las cosas demasiado lejos, y un enfrentamiento abierto con Occidente sería un fracaso total, y ellos se recuperarían, pero nosotros no.
Qué es seguir como hasta ahora? Sembrar, ladrar y morder
Sembrar: Llenar occidente de nuestra gente, tocarles los huevos en casa todo lo que se pueda.Invadirlos literalmente.(Como son tan buenos y tan subnormales nunca lo va a impedir)
Ladrar:Propaganda, Propaganda y más Propaganda sobre los "lemmings" de occidente, hasta que le demos la vuelta como un calcetín a su estúpido sistema de "libertades".
Morder:Seguir con el terrorismo, que es la guinda del pastel.

Y la paradoja es ésta:Necesitamos a nuestra vanguardia, los puretas fanatizados terroristas y un grado "satisfactorio" de enardecimiento de nuestras masas, pero no debemos dejar que los puretas tomen el control y se nos vayan de las manos.

Quizá lo consigan pero la historia no les apoya precisamente.También pensaron eso los Girondinos y los Menchviques (Y el PNV aquí! ), y mira qué bien les fue.Parece que la "vanguardia armada" acaba siendo siempre el jefe de cualquier proceso de ese tipo.

Pero los puretas no son gilipollas, y saben que pueden estar los próximos dos siglos sembrando, ladrando y mordiendo sin resultados suficientes para ellos (La Roca se gasta pero nunca se parte).Así que "El Señor Oscuro" -Irán- les está concentrando a todos a su alrededor. ( ¡Ya casi tengo El Anillo, venid a mí para la batalla de verdad contra el infiel, sus armas y su pasta!).

Y Palestina es y siempre ha sido, lo que dije en mi entrada, la zona de vanguardia de lucha contra el infiltrado Israel (¡Hay que joderse, en el corazón de nuestra zona y a tiro de misil de todos nosotros, y encima nos ha dado para el pelo siempre que hemos peleado con él!).

¿cómo lo ves?

Carlos Suchowolski dijo...

Groso modo, ves las mismas piezas que yo veo. No sé si es o no importante esforzarse por ponerlas en orden, ni que se pueda dar con "El Orden", ni que el posible "orden" que presenten hoy no se desbarajuste mañana... Pero no puedo evitarlo. Y en ese "ordenamiento mental" de las piezas, yo tampoco creo que el Señor Oscuro de hoy sea el que se quede con todo. Creo que su mecánica responde fundamentalmente a la misma estrategia de poder que exhibe cualquiera de los demás gobernantes o aspirantes a gobernar del mundo. Que entre ellos y COMPLETAMENTE al margen del "viejo deber" que tenían los "antiguos gobernantes", es decir, COMPLETAMENTE al margen de sus pueblos en el viejo sentido, negocian como verdaderas bandas de malhechores para repartirse el poder. Que, a la vez, son tan incapaces e ineptos como la Junta birmana o los bolcheviques y tan capaces de cualquier cosa, imaginable o no, como los jemeres rojos o los piratas somalíes. Y creo, por fin, que lo único que nos puede salvar en esta complejidad en la que pululamos es el caos absoluto que auguro que se producirá gracias a ellos mismos. De lo contrario, acabaremos convertidos en Eloi idiotas pastando para satisfacer el apetito de Morloks. Si el colapso... tal vez los supervivientes vean "días de gloria". Si se evita... verán "el mundo feliz". ¿Cómo lo ves tú?

Dhavar dijo...

Pues lo veo fatal.Qué panorama tan horrendo!Entre otras cosas, tengo cuatro hijos,y espero tener nietos.Tengo cierta remota esperanza en la probada capacidad de nuestro sistema en "corromper" - y dar alguna que otra lección militar de peso cuando se tercie- los demás sistemas.Dale sorbos crecientes de "occidente" a las masas iletradas e hipnotizadas de oriente y ya veremos qué pasa.Glup, eso espero!

Carlos Suchowolski dijo...

Mi pesimismo deviene de observar que la tendencia, justamente, no es la occidentalización de oriente sino la orientalización de occidente (dicho esto en un lenguaje eufemístico). Eso, en fin, que la intuición popular ve cuando dice que "parecemos un país tercermundista" (y esto se ve hasta en USA!!). Claro que no hay tendencia que no pueda encontrar un obstáculo... y eso me hace ser "optimista", obstáculo que sólo veo en la propia ineptitud "congénita" de la burocracia gobernante en todas partes... y esto... je o snif... me devuelve al pesimismo, ya que sólo puede significar, directamente, colapso social global, o en todo caso "cadena de colapsos hasta el final".
Y el problema es que aún no nos podemos ir a Marte y fundar una colonia...